Burbuja inmobiliaria en la ciudad de Cuenca. Capítulo 2: Villaromán

Galería fotográfica: https://500px.com/marioprieto95/galleries/burbija-inmobiliaria-en-el-barrio-de-villaroman-cuenca
El barrio de Villaromán es el más grande de la provincia de Cuenca, con más de 500000 metros cuadrados, y pudieron ser más si hubiese salido adelante la expansión conocida como Villaromán IV. Esta zona limita al norte y al este con terrenos vírgenes del término municipal: al sur, con la carretera N320A Cuenca-Valencia; y al oeste, con los barrios de Villa Luz, Casilla de San José y San Fernando.

La primera promoción de esta zona la promovió el gobierno de Castilla-La Mancha, y se entregó en 1986. A raíz de ella surgieron otros edificios promovidos también por el gobierno autonómico y promotores privados y cooperativos. En esta primera etapa del barrio eran compatibles todos los usos menos el industrial, por lo que se pudo comprobar la existencia de una alternancia entre viviendas unifamiliares y bloques de viviendas.

Este sector, hasta 2016, tuvo una oficina de Liberbank que cerró, cuenta con cuatro colmados, dos farmacias, dos peluquerías, una empresa instaladora de calefacción, una tienda de accesorios para coches, la sede de la asociación Roosevelt, dos parques (uno de ellos, conocido como Parque de los Príncipes) y cuenta, además, con un centro de discapacitados, el Centro Social de Villaromán, el Centro de Día Dos Ríos y la Iglesia de San Román. Además, tiene un colegio de primaria llamado Hermanos Valdés, un geriátrico llamado Villaromán y alberga un establecimiento de la cadena McDonald’s.  

Cartel que en 1999 anunciaba las obras del sector UE-34 Ampliación de Villaromán, posterior Villaromán II, con el nombre de Residencial Parque Sol, bajo el que Promociones González vendió la mayoría de viviendas del desarrollo. / Mario Prieto
La primera ampliación, prevista en el PGOU
El sector UE-34 Villaromán II está planificado en el PGOU de 1996 y se aprobó en octubre de 1997. La superficie bruta del sector es de 268900 m2, y la neta es de 149700 m2. A diferencia de los otros barrios analizados en este proyecto, no se previó un máximo de viviendas a construir ni se necesitaban estudios de detalle.

Los usos compatibles en este sector son todos menos el industrial. Salvo un edificio construido por la cooperativa Vitra, una promoción de Gicaman y unas viviendas unifamiliares promovidas por la antigua Verliz, muchas de las viviendas de este sector las promovió Promociones González a través de Residencial Parque Sol.

Este sector cuenta con una zona verde y tres superficies dotacionales de titularidad pública: el Colegio de Educación Infantil y Primaria Isaac Albéniz, el Centro de Salud Cuenca IV, la Escuela Infantil La Paz y el Centro de Atención para Discapacitados Intelectuales Crisol. Cuenta, además, con cinco bares, una óptica asociada a Opticalia, dos panaderías, un colmado, dos oficinas bancarias (Caixa Bank, Global Caja), una academia de baile, una librería, una farmacia, una carnicería, una asesoría urbanística, dos clínicas dentales y un establecimiento de la cadena valenciana de supermercados Mercadona. Además, cuenta con huertos públicos.  

Cartel de indicaciones de seguridad que Promociones González puso en lo que iban a ser los terrenos de Villaromán IV. Actualmente en esos terrenos quedan algunos restos de grúas y ladrillos. De hecho, en septiembre de 2016 el Ayuntamiento rescindió el contrato de urbanización / Mario Prieto

Una gran expansión en los buenos años de la burbuja inmobiliaria
El sector Villaromán III fue aprobado en pleno en mayo de 2002 tras una modificación en el PGOU para incluirla, y su proyecto modificado se aprobó en noviembre de 2002. La superficie bruta de este sector es de 622300 m2, de los cuales 489800 m2 son netos.

Este sector, cuyos usos compatibles son todos menos el industrial, y tampoco establecía un número máximo de viviendas, se desarrolló durante los mejores años de la burbuja inmobiliaria, entre 2004 y 2008. El último edificio construido en el sector es un centro polideportivo llamado Termalia Sport, inaugurado en 2011.

Salvo una promoción de Conca y otra de Dalpa, todas las promociones las ha desarrollado Promociones González, titular de muchos de los terrenos de este sector. Además, la Sareb, a través de Solvia, vende un terreno en esta zona. Tiene dos zonas verdes y cuenta con una farmacia y un colmado.

La expansión que no pudo ser
Llegó a existir un proyecto para una cuarta ampliación, mejor dicho, varios proyectos que se fueron modificando entre sí. El plan en sí surgió de una modificación del PGOU en enero de 2006 y tuvo convenio urbanístico firmado en febrero del mismo año entre el Ayuntamiento y Promociones González, aunque las obras se fueron demorando entre modificaciones continuas y la crisis económica, que llevó a muchas constructoras a la quiebra.

El primer proyecto contaba con una superficie bruta de 604000 m2, de los cuales 457300 m2 eran netos. Sus usos compatibles eran todos menos el industrial y, al igual que las anteriores ampliaciones del barrio, tampoco establecía un número máximo de viviendas a construir. Se aprobaron dos modificaciones, una en 2008 y otra en 2011.

En el proyecto de 2011 la superficie bruta bajaba a 603400 m2; y la neta también bajaba a 447300 m2. Lo que no cambiaba eran los usos compatibles, todos menos el industrial, y que no se establecía un máximo de vivienda que construir. Pese a todo, se seguían presentando modificaciones al proyecto de 2006. En 2014 se presentó una nueva modificación, pero el Ayuntamiento esta vez la denegó. La respuesta de Promociones González fue solicitar un concurso voluntario de acreedores en el año 2015.

En septiembre de 2016 el pleno municipal aprobó con los votos a favor de PP y Ciudadanos una propuesta para iniciar el expediente de resolución del contrato de adjudicación, lo que obligaría al Ayuntamiento a incautar posibles fianzas y enfrentarse a pleitos judiciales incluso con una cooperativa formada por 200 personas que compraron un terreno en esta zona y que ven cómo no se puede construir ahí por la rescisión de este contrato.  

Vivienda vacía y mobiliario, principales problemas del barrio
Los principales problemas a los que se enfrentan los vecinos de este barrio son el alto número de vivienda vacía, consecuencia de no ponerse un límite de viviendas por construir en las ampliaciones de la zona. En la primera promoción los problemas se encuentran en el estado del mobiliario público y en el alcantarillado.

Por ejemplo, vecinos de los primeros pisos construidos cuentan que, cuando llueve, en uno de los patios se forma un charco de grandes dimensiones que tarda días enteros en secarse. En cuanto al mobiliario, las maderas están corroídas y, además, hay bancos cuyos asientos tienen que estar soportados por bloques de madera.

Enlaces de interés:

Entradas populares de este blog

Lo que está por venir en el comercio conquense para los primeros meses de 2017

Burbuja inmobiliaria en la ciudad de Cuenca. Capítulo 1: Cerro de la Horca

Burbuja inmobiliaria en la ciudad de Cuenca. Capítulo 3 y final: Cañadillas